Otoño en las Islas Lofoten. La guía fotográfica alternativa.

Actualizado: 12 de abr de 2020


En esta guía pretendo compartir los rincones más espectaculares de las Islas Lofoten, buscando la combinación del trekking y la fotografía, evitando así los "escenarios quemados", donde cientos de fotógrafos acuden a intentar replicar la misma imagen año tras año. De esta forma el viaje y las experiencias vividas en él hacen que la fotografía obtenida transmita, sea original y recoja una pequeña fracción de segundo de esa experiencia.

Los mejores paisajes no están a pie de carretera, y el esfuerzo siempre ofrece una buena recompensa. ¿EMPEZAMOS?

LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa
LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa

Las Islas Lofoten son un auténtico paraíso, además de ser un destino relativamente tranquilo, excepto en verano, cuando hay bastante movimiento de turistas que acuden para ver el sol de medianoche.


La historia de Lofoten gira en torno al pescado. Todos los años, de enero a abril, gran cantidad de skrei (bacalao ártico noruego) migra desde el Norte a las áreas marinas alrededor de Lofoten para desovar. Las pesquerías que se llevan a cabo durante estos meses han sustentado a la población local durante siglos. "Las pesquerías son, y con suerte siempre serán, la mina de oro más importante de Noruega". Así lo escribió el Parlamento noruego en 1816. Esto ha mantenido la supervivencia de las gentes en la región durante casi cinco mil años.


Nosotros planificamos el viaje para el Otoño, ya que en ésta época, además de ser la mas tranquila del año (es temporada baja), puedes vivir las 4 estaciones en un solo mes, porque el clima es muy cambiante todo el año, y especialmente en otoño.


Como ya dije, estas Islas son una maravilla, pero si además le sumamos los colores de otoño se convierte en un auténtico espectáculo, y por si fuera poco, la temporada de Auroras Boreales empieza a finales de Agosto, por lo que también estábamos en fecha para "cazarlas".


LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa
LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa

Antes de nada, vamos a hacer unas recomendaciones para viajar a las Islas Lofoten.


  • El clima en las islas cambia continuamente, en un solo día puedes vivir las cuatro estaciones. No olvides llevar ropa y calzado adecuados.

  • El transporte público tiene horarios bastante limitados, haciendo prácticamente imposible fotografiar el atardecer (salvo que cuentes con acampar), por lo que es recomendable alquilar un coche.

  • En verano hay muchos mosquitos y de un tamaño considerable, pero en otoño ya no.

  • Puedes acampar libremente en plena naturaleza en toda Noruega, siempre que cumplas una serie de sencillas reglas establecidas en el llamado "Derecho de acceso" (allemenansretten, en noruego). Una de ellas es que está prohibido acampar o aparcar tu autocaravana a menos de 150 metros de cualquier casa o cabaña habitada. También, puedes hacer fuego, siempre bajo tu propia responsabilidad y sin dejar restos (No Trace).

  • Aunque las distancias en Km dentro de las islas son relativamente pequeñas, debes tomártelo con calma, ya que la E10, carretera que une de Oeste a Este el archipiélago, está limitada a 50 Km/h, cosa que no va a ser un problema, ya que el asombroso paisaje te hará parar el coche en cada curva.

  • Algunas conexiones entre islas deberás hacerlas en Ferry, comprueba previamente los horarios (Huriturgen).

  • Puedes pescar libremente sin necesidad de licencia, salvo en época de cría de las truchas.

  • En este país no tendrás que preocuparte por esconder el equipaje o tu equipo.


Las Islas Lofoten se distribuyen de Oeste a Este, a diferencia de lo que normalmente se piensa (no de Sur a Norte), en 6 regiones principales: Vågan, Vestvågøy, Flakstad, Moskenes, Værøy, y Røst.

Comenzamos el viaje por la isla que se encuentra mas al Oeste de la Región (aunque hay otra más pequeña y más al Oeste, pero a esa no llegamos), y para llegar a Værøy navegamos desde el puerto de Moskenes, pasando antes por Å, no queríamos perdernos este pequeño pueblo pesquero de cuento, que casi parece un decorado.


Å, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa
Å, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Navegamos aproximadamente una hora hasta alcanzar la Isla de Værøy, en la que prácticamente no hay alojamiento, pero como en estos primeros días el clima acompañaba, subiendo hasta 21 grados durante el día, dormimos en tienda de campaña. En estos primeros días del viaje vivimos el "verano ártico". El ferry continúa después hasta Røst, la Isla que se encuentra más al Oeste del continente, a la que no llegamos, pero merece la pena pasar unas horas paseando por ella.


En la isla hay cuatro rutas ( la isla es muy pequeña), nosotros hicimos las dos que nos parecieron más interesantes, una por la mañana y otra por la tarde.


La primera (Nordland-Måhornet), transcurre por el borde del mar, y pasa por varias playas idílicas y desiertas, hasta cruzar a una pequeña península que parece inaccesible, pero en realidad se accede por un sencillo sendero. Las vistas durante toda la ruta son una pasada, y se trata de una ruta fácil y con escaso desnivel (ida y vuelta 3,5 horas aprox.).


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa
Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Por la tarde, subimos al miradorde HÅen, al que se llega por un marcado sendero con bastante desnivel pero que no nos llevó mas de 1 hora, y las vistas lo merecen.

Hay que tener en cuenta que no se trata de un mirador "preparado", sino un acantilado, por lo que hay que tener cuidado y acercarse con mucha precaución al borde (o no acercarse si no se tiene claro).


Pena que el exposímetro de la cámara empezó a fallar, quemándose completamente la foto,  porque el lugar es un espectáculo.


Mirador de HÅen (Værøy), Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa
Mirador de HÅen (Værøy), Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Bajamos de noche hasta el coche, y montamos la tienda para nuestra segunda noche en la isla.


Debido al pequeño tamaño que tiene la isla de Værøy no es necesario cruzar con el coche en el ferry, puedes desplazarte por ella caminando o llevarte la bicicleta sin problemas.

Después de cenar consulté la actividad de Auroras Boreales para esa noche (haré una publicación específica sobre las Auroras Boreales, cómo fotografiarlas y trucos para no perdérselas), y daban probabilidades bastante aceptables, por lo que tocaba noche de guardia. ¡No queríamos perdernos nuestras primeras Auroras!


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa
Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Y la previsión no se equivocó, de hecho la intensidad fue mayor de la esperada, permitiéndonos ver las Auroras durante los últimos momentos del atardecer, algo espectacular y no demasiado común, ya que tiene que coincidir la hora del atardecer con la actividad de las auroras, y que su intensidad sea relativamente alta para que puedan apreciarse, al existir todavía mucha claridad.


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa
Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Al día siguiente volvimos a coger el Ferry de vuelta al pueblo de Å. Esta vez navegamos de día, y las vistas durante la ruta son espectaculares. Además el buen clima nos permitió hacer el viaje en cubierta, para no perdernos detalle.