Otoño en las Islas Lofoten. La guía fotográfica alternativa.

Actualizado: abr 12


En esta guía pretendo compartir los rincones más espectaculares de las Islas Lofoten, buscando la combinación del trekking y la fotografía, evitando así los "escenarios quemados", donde cientos de fotógrafos acuden a intentar replicar la misma imagen año tras año. De esta forma el viaje y las experiencias vividas en él hacen que la fotografía obtenida transmita, sea original y recoja una pequeña fracción de segundo de esa experiencia.

Los mejores paisajes no están a pie de carretera, y el esfuerzo siempre ofrece una buena recompensa. ¿EMPEZAMOS?

LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa

Las Islas Lofoten son un auténtico paraíso, además de ser un destino relativamente tranquilo, excepto en verano, cuando hay bastante movimiento de turistas que acuden para ver el sol de medianoche.


La historia de Lofoten gira en torno al pescado. Todos los años, de enero a abril, gran cantidad de skrei (bacalao ártico noruego) migra desde el Norte a las áreas marinas alrededor de Lofoten para desovar. Las pesquerías que se llevan a cabo durante estos meses han sustentado a la población local durante siglos. "Las pesquerías son, y con suerte siempre serán, la mina de oro más importante de Noruega". Así lo escribió el Parlamento noruego en 1816. Esto ha mantenido la supervivencia de las gentes en la región durante casi cinco mil años.


Nosotros planificamos el viaje para el Otoño, ya que en ésta época, además de ser la mas tranquila del año (es temporada baja), puedes vivir las 4 estaciones en un solo mes, porque el clima es muy cambiante todo el año, y especialmente en otoño.


Como ya dije, estas Islas son una maravilla, pero si además le sumamos los colores de otoño se convierte en un auténtico espectáculo, y por si fuera poco, la temporada de Auroras Boreales empieza a finales de Agosto, por lo que también estábamos en fecha para "cazarlas".


LOFOTEN ISLANDS ©Javier Alonso Teresa

Antes de nada, vamos a hacer unas recomendaciones para viajar a las Islas Lofoten.


  • El clima en las islas cambia continuamente, en un solo día puedes vivir las cuatro estaciones. No olvides llevar ropa y calzado adecuados.

  • El transporte público tiene horarios bastante limitados, haciendo prácticamente imposible fotografiar el atardecer (salvo que cuentes con acampar), por lo que es recomendable alquilar un coche.

  • En verano hay muchos mosquitos y de un tamaño considerable, pero en otoño ya no.

  • Puedes acampar libremente en plena naturaleza en toda Noruega, siempre que cumplas una serie de sencillas reglas establecidas en el llamado "Derecho de acceso" (allemenansretten, en noruego). Una de ellas es que está prohibido acampar o aparcar tu autocaravana a menos de 150 metros de cualquier casa o cabaña habitada. También, puedes hacer fuego, siempre bajo tu propia responsabilidad y sin dejar restos (No Trace).

  • Aunque las distancias en Km dentro de las islas son relativamente pequeñas, debes tomártelo con calma, ya que la E10, carretera que une de Oeste a Este el archipiélago, está limitada a 50 Km/h, cosa que no va a ser un problema, ya que el asombroso paisaje te hará parar el coche en cada curva.

  • Algunas conexiones entre islas deberás hacerlas en Ferry, comprueba previamente los horarios (Huriturgen).

  • Puedes pescar libremente sin necesidad de licencia, salvo en época de cría de las truchas.

  • En este país no tendrás que preocuparte por esconder el equipaje o tu equipo.


Las Islas Lofoten se distribuyen de Oeste a Este, a diferencia de lo que normalmente se piensa (no de Sur a Norte), en 6 regiones principales: Vågan, Vestvågøy, Flakstad, Moskenes, Værøy, y Røst.

Comenzamos el viaje por la isla que se encuentra mas al Oeste de la Región (aunque hay otra más pequeña y más al Oeste, pero a esa no llegamos), y para llegar a Værøy navegamos desde el puerto de Moskenes, pasando antes por Å, no queríamos perdernos este pequeño pueblo pesquero de cuento, que casi parece un decorado.


Å, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Navegamos aproximadamente una hora hasta alcanzar la Isla de Værøy, en la que prácticamente no hay alojamiento, pero como en estos primeros días el clima acompañaba, subiendo hasta 21 grados durante el día, dormimos en tienda de campaña. En estos primeros días del viaje vivimos el "verano ártico". El ferry continúa después hasta Røst, la Isla que se encuentra más al Oeste del continente, a la que no llegamos, pero merece la pena pasar unas horas paseando por ella.


En la isla hay cuatro rutas ( la isla es muy pequeña), nosotros hicimos las dos que nos parecieron más interesantes, una por la mañana y otra por la tarde.


La primera (Nordland-Måhornet), transcurre por el borde del mar, y pasa por varias playas idílicas y desiertas, hasta cruzar a una pequeña península que parece inaccesible, pero en realidad se accede por un sencillo sendero. Las vistas durante toda la ruta son una pasada, y se trata de una ruta fácil y con escaso desnivel (ida y vuelta 3,5 horas aprox.).


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Por la tarde, subimos al miradorde HÅen, al que se llega por un marcado sendero con bastante desnivel pero que no nos llevó mas de 1 hora, y las vistas lo merecen.

Hay que tener en cuenta que no se trata de un mirador "preparado", sino un acantilado, por lo que hay que tener cuidado y acercarse con mucha precaución al borde (o no acercarse si no se tiene claro).


Pena que el exposímetro de la cámara empezó a fallar, quemándose completamente la foto,  porque el lugar es un espectáculo.


Mirador de HÅen (Værøy), Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Bajamos de noche hasta el coche, y montamos la tienda para nuestra segunda noche en la isla.


Debido al pequeño tamaño que tiene la isla de Værøy no es necesario cruzar con el coche en el ferry, puedes desplazarte por ella caminando o llevarte la bicicleta sin problemas.

Después de cenar consulté la actividad de Auroras Boreales para esa noche (haré una publicación específica sobre las Auroras Boreales, cómo fotografiarlas y trucos para no perdérselas), y daban probabilidades bastante aceptables, por lo que tocaba noche de guardia. ¡No queríamos perdernos nuestras primeras Auroras!


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Y la previsión no se equivocó, de hecho la intensidad fue mayor de la esperada, permitiéndonos ver las Auroras durante los últimos momentos del atardecer, algo espectacular y no demasiado común, ya que tiene que coincidir la hora del atardecer con la actividad de las auroras, y que su intensidad sea relativamente alta para que puedan apreciarse, al existir todavía mucha claridad.


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Al día siguiente volvimos a coger el Ferry de vuelta al pueblo de Å. Esta vez navegamos de día, y las vistas durante la ruta son espectaculares. Además el buen clima nos permitió hacer el viaje en cubierta, para no perdernos detalle.


Værøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Lo que se ve al fondo de la imagen es la isla de Moskenesøya, desde donde partimos dos días atrás. Pero la primera zona poblada de la isla Å, está hacia el centro de la imagen, ya que hay una buena parte del "pico" de la isla totalmente salvaje.


Seguimos avanzando hacia el Noreste, y nuestra siguiente parada fue en el archiconocido pueblo de Reine, aunque "la foto" que todo el mundo busca está hecha desde el puente de Hamnøy. El lugar es espectacular en los 360º, por lo que no era necesario replicar la foto que ya han hecho otros miles de fotógrafos, en su lugar, mi fotografía desde Hamnøy es esta:


Hamnøy, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Al tener delante unas montañas con tanto desnivel, y con ayuda de las nubes, el color amarillento del atardecer se quedó "bloqueado"a al izquierda de la foto, dejando a la derecha una luz azul que da la sensación de ser una fotografía creada con doble exposición, pero no es así.


Al día siguiente por la mañana iniciamos la ruta a la cabaña Munkebu, que comienza desde el pueblo de Reine.

En Noruega hay una red de cabañas "libres" (sin guarda), muy bien equipadas y muy económicas!!

Se reservan a través de su página web ut.no. Para poder reservar las cabañas, uno de los "viajeros" tiene que ser socio, y éste podrá llevar acompañantes. La cuota de socio anual ronda los 60€, y la noche siendo socio entre 10€ y 20€, por lo que merece la pena.


En la página web ut.no aparece el listado de cabañas, su ubicación en un mapa, su capacidad y equipamiento, y si se trata de una cabaña con o sin guarda. Para reservar, sólo hay que enviar un email a la dirección que aparece en la página web y recoger la llave de la cabaña en la oficina de turismo más cercana. Allí se pagará la noche o noches de cada uno de los huéspedes.

!Sólo se puede pagar en efectivo¡


Nuestra intención era hacer noche en Munkebu y al día siguiente hacer cumbre en el Hermannsdalstinden, pero el tiempo empeoró mucho, y tuvimos que hacer noche y bajar de vuelta a Reine bajo una lluvia torrencial.


Ruta hacia Munkebu, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

La ruta es una maravilla en todo su recorrido, con unos 1.000 metros de desnivel y se necesitan unas 2,5 - 3 horas para llegar hasta la cabaña desde el coche, y otras 3 - 4 horas más hasta la cima del Hermannsdalstinden. La dificultad de la ruta es media, ya que tiene algún paso asegurado con una cadena, sin gran dificultad pero no es simplemente un sendero.


Durante toda la ruta vas alcanzando lagos que desembocan en una cascada a otro lago, y a otro y a otro... El camino es muy cómodo al principio, hasta que llegamos al paso de la cadena, que se trata de superar una pequeña rampa de piedra, que estando seca no tiene ninguna dificultad, pero no es lo habitual. El resto del camino hasta Munkebu, en la época que fuimos nosotros estaba bastante encharcado.



Ruta hacia Munkebu, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa


Una vez superado la mayor parte del desnivel, las vistas son espectaculares (más aún), ya que a tu derecha puedes ver el mar y un pequeño fiordo entrando hacia ti.


El emplazamiento de la cabaña de Munkebu es idílico, y hay un montón de posibilidades alrededor, si el tiempo lo permite.



Una vez en el coche (ya que tuvimos que bajar por el mal tiempo), seguimos avanzando por las Islas, y llegamos a la zona de Leknes, donde nos quedamos la mayor parte del viaje. En esta zona hay bastantes playas, muchos lagos (las Islas Lofoten están repletas de lagos), y las montañas son bajas, de alrededor de 500 m s.n.m.


La primera ruta que hicimos fue (Unstad-Eggum), un recorrido muy sencillo de unos 7km espectaculares, en los que cruzas de la playa de Unstad a la playa de Eggum sin apenas grandes desniveles. En la playa de Unstad está la escuela de surf Unstad Arctic Surf en la que puedes recibir clases o alquilar tabla y traje para darse un buen baño ártico, aunque durante el tiempo que estuvimos nosotros no hubo olas.


Unstad - Eggum, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Ajustamos el final de la ruta para coincidir con el atardecer, y fue una experiencia increíble vivir un atardecer del ártico a nivel del mar. En los polos, el sol sube menos grados y los amaneceres y atardeceres son muchísimo más largos y suaves que en el resto del planeta.



Después elegimos la subida al Offersoykammen, una ruta sencilla con un final inmejorable, ya que hasta el último momento no te deja ver el regalo final, unas vistas 360º impresionantes. El sendero está perfectamente marcado, y es muy sencillo, tiene 436 metros de desnivel que se superan en una hora sin problema. Sin duda, es una de las vistas que no puedes perderte si viajas a las Lofoten, por su facilidad de acceso y sus vistas.


Offersoykammen, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa


Hasta este punto habíamos vivido ya dos "estaciones", ya que los primeros días tuvimos un clima típico del verano en el Norte, y ahora parecía una especie de primavera, ya que los colores de otoño te hacían regresar a la realidad, llovía bastante pero con una temperatura agradable.


Los dos días siguientes tuvimos que pasarlos a cubierto, ya que la lluvia llegó para quedarse, así que nos alojamos en la típica cabaña noruega, de madera roja y blanca colgando sobre el mar. La verdad es que fueron dos días de relax muy agradables, viendo llover, pescando y cocinando.


Aprovechamos un rato de calma para salir en el barco de un pescador local en Ballstad (pueblo donde nos alojábamos), resultando una gran experiencia. Estuvimos alrededor de 4 horas pescando bacalao y salmón en la costa de Lofoten (en Lofoten se pesca el 80% del bacalao de todo el mundo en los meses de Invierno), y llegamos a capturar un bacalao de 9 kg.


Ballstad, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

A la vuelta, el capitán iba limpiando el pescado y lanzando los restos al mar, lo que provocó que un sinfín de gaviotas acudieran a alimentarse, hasta que apareció el Águila Marina y todos le cedieron el paso.


Además, nos sorprendió el arcoíris, con el que el águila se cruzaba sin parar y pude captar una bonita foto.


Ballstad, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Como parecía que el clima se había estabilizado, decidimos acampar en una playa (Flakstad Beach) que aparte de parecer del caribe, tenía unas vistas impresionantes. Hicimos una barbacoa con el bacalao fresco recién pescado que fue un manjar, y después preparamos la tienda.


Esa noche volvimos a tener un buen espectáculo de Auroras Boreales (Northern Lights las llaman por aquí), pero a cambio, la noche resultó más fría de lo esperado (habíamos entrado en el Otoño Ártico).


Flakstad, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Llevábamos una tienda de mala calidad y un saco sábana para cada uno, ya que al volar en avión no pudimos encajar por ningún lado los sacos de invierno, por lo que desde ese día la tienda de campaña estaba descartada como alojamiento. Había enfriado bastante y en las noches la temperatura caía a 4 grados.


Seguimos recorriendo la Isla de VestvÅgøya, y nos detuvimos en la zona de Bøstad, llena de lagos como es costumbre en esta zona de Noruega. En esta ocasión, seguimos un sendero marcado que parecía que podía conducir a un alto, desde el que poder obtener buenas vistas de la zona de Bøstad, (ésta ruta no está reseñada en las guías, o por lo menos no en las que nosotros utilizamos).


Bøstad, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

La ruta parte desde un pequeño apartadero a mano izquierda (si vamos dirección hacia Svolvær)de la E10, de la carretera principal que cruza Lofoten, que está justo antes del lago Torvdalsvatnet, (a la izquierda de la fotografía). Desde este punto, tendremos que seguir el sendero que sale desde el apartadero, dejaremos el lago Torvdalsvatnet primero a la derecha y después a nuestra espalda.


El sendero conduce hasta una colina que ofrece unas vistas 360º de la zona, y puede verse enfrente la playa de Eggum (a la izquierda al fondo de la imagen).


Bøstad, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

El recorrido es sencillo y con un desnivel de unos 350 metros de desnivel, y en no más de 1,5 horas habrás llegado al punto más Noroeste de la colina, desde donde disfrutarás de las mejores vistas.


Por la noche, y en previsión de que habría buena actividad de Auroras Boreales, nos desplazamos hasta el lago Lauvdalsvatnet, también en Bøstad, y esa noche fue un auténtico espectáculo de colores sobre nuestras cabezas, aunque la actividad más intensa solo duró unos minutos.


Lago Lauvdalsvatnet (Bøstad), Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Es una zona muy tranquila y también muy adecuada para la pesca, y el amanecer también fue provechoso en este lago.


Lago Lauvdalsvatnet (Bøstad), Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

En este momento, el clima cambió radicalmente y empezó a llover sin parar de una manera que no había visto en mi vida, con viento de más de 100km/ y sin previsión de mejora en toda la semana, por lo que tomamos la decisión de cruzar a Laponia, donde el tiempo era mucho más estable, y también mucho más fío.


La forma natural para cruzar a Laponia desde las Islas Lofoten es a través de Narvik, de camino y aprovechando la única treguaque nos dio el agua en horas, hicimos una parada obligada en la escultura de Dan Graham en Lyngvӕr, siguiendo la iniciativa Skulpturlandskap Nordland, que parte de la idea de que una obra de arte, con su mera presencia, es capaz de crear un ambiente propio, además de atraer visitantes a la zona en la que se encuentra.


Se trata de un espejo gigante que refleja el magnífico paisaje que tiene enfrente. Pero hacer una foto decente al espejo con el paisaje reflejado se vuelve una tarea angustiosa, ya que el espejo es cóncavo.


Lyngvӕr, Lofoten Islands ©Javier Alonso Teresa

Por lo que decidí hacer la foto sólo al paisaje.



Nuestro recorrido por Laponia merece otro post, por lo que próximamente tendré la continuación del viaje hacia la tierra de los esquimales, que fue comparable a la brutal experiencia por las Islas Lofoten.


Tanto es así que hemos organizado un Viaje Fotográfico a Laponia, por su belleza y por ser uno de los mejores puntos del mundo para ver las Auroras Boreales. ¿Te apuntas?




INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE LAS ISLAS LOFOTEN


VOLAR A LOFOTEN


Hay varias opciones para volar a Lofoten, ya que Svolvær, que se encuentra en el centro de las islas, tiene aeropuerto, lo que nos ahorraría varias horas de coche, pero también el precio de los vuelos es bastante alto.


La opción más habitual es volar a Narvik, ya que en 2 horas aproximadamente ya estaremos en el corazón de las Islas, y el precio de los vuelos hasta allí es razonable.


Hay quien prefiere volar a Kiruna (Suecia), ya que el vuelo y el alquiler del coche es algo más barato, y desde Kiruna hasta Narvik nos llevará sólo 3 horas (además de que merece la pena conocer esa región y el trayecto es muy bonito).


Por último, si dispones de los días suficientes, puedes volar a Tromso (es la opción que elegimos nosotros), y de esta manera recorres gran parte del norte de Noruega, con unos paisajes increíbles.


TRANSPORTE


Toda la información sobre los "Express boats":

En los "Express Boat" no puedes embarcar el vehículo, pero sí la bicicleta, y son más rápidos que los ferryes.

Recorridos:

Svolvær-Bodø/ Bodø-Svolvær3,5 h

Reservas y horarios.


Toda la información sobre los Ferry:

Hay más tráfico en verano, por lo que es una buena idea comprar los billetes con un mínimo de un día de anticipación. La mayoría de las rutas tienen salidas adicionales durante los meses de verano. Los horarios de verano se publican normalmente en abril.

Recorridos:

Bodø - Værøy - Røst - Moskenes

Bodø - Moskenes 3,5 h

Svolvær - Skrova - Skutvik 2 h

Bognes - Lødingen 1 h

Melbu-Fiskebøl 0,5 h

Refsnes - Flesnes 0,5 h

Digermulen - Finnvik 10 min  (by Boreal) 

Kaljord - Hanøy - Stokmarknes (Hadsel) 1,5 h (by Boreal) 

Reservas y horarios.


Conducir por Lofoten:

El camino E10 va desde Luleå en Suecia y hacia el oeste hasta Å en Lofoten.

La entrada natural desde Suecia es a través de Kiruna. La mayoría de las islas Lofoten están conectadas por puentes y túneles y tienen una distancia total de Fiskebøl a Å de 163 km conduciendo por la E 10. La velocidad está limitada a 50 km/h.


ALOJAMIENTO


El alojamiento en Noruega es bastante caro, pero de calidad. Si eliges la opción de dormir en las típicas cabañas Noruegas, que están equipadas a todo confort, el precio ronda (en otoño) entre 100€ y 150€ la noche, y tienen capacidad de 4 a 6 personas normalmente.


Por otro lado, si prefieres acercarte aún más a la naturaleza, la opción de la red de refugios libres de Noruega te saldrá realmente económica, ya que la noche sale a 20€/persona para los no socios, y 10€ persona para los socios del DNT (Den Norske Turistforeningen).

Para poder reservar, como mínimo uno de vosotros deberá ser socio, cuesta 60-70 € anuales, y podrá invitar a otra persona (posiblemente se pueda invitar a más de una persona).


Por último, puedes acampar donde quieras, siempre que respetes la distancia mínima de 150 m a cualquier casa. Nunca encontrarás un hotel con las vistas que tendrás desde la tienda de campaña sobre la arena de la playa, y las Auroras Boreales iluminando el cielo.


COMER EN LOFOTEN


La comida en estas islas es un manjar, sobre todo el pescado y la caza. El precio es medio-alto, aunque lo que más engordará la cuenta serán las bebidas, ya que están sometidas a unos impuestos altísimos en el país. Pero podrás comer copiosamente en un buen restaurante por 30€/persona (bebidas aparte), incluso por menos, si eliges el plato del día.


Otra opción es cocinar en la cabaña, y aunque el supermercado en Noruega es casi el doble de caro que en España, podrás ajustar un poco más el presupuesto.


Y la opción más barata por supuesto será pescar la cena ;)


LA CORONA NORUEGA NOK (norsk krone)


En Noruega (también es Suecia) se puede pagar en todos los sitios (en el 99%) con tarjeta de crédito, hasta para comprar el pan, por lo que no te hará falta cambiar dinero.

La moneda Noruega es el NOK, 1NOK = 0,09€ (a fecha 10/4/2020).


QUE ROPA LLEVAR A LOFOTEN


Dependerá mucho de la época en la que viajes a Lofoten, pero sin olvidar que el clima es muy variable. Por lo que tanto en verano como en invierno, no puedes olvidar ropa de abrigo (plumas o similar), y ropa impermeable, imprescindible.


Por otro lado, es una zona muy húmeda, por lo que es recomendable llevar botas (mejor que zapatillas) para las rutas de trekking. Gorro y guantes son muy recomendables también para otoño.


ENCHUFES


Los enchufes en noruega son iguales que en España.


COBERTURA


La cobertura y 4g es sorprendentemente buena, ya que hasta en la esquina más recóndita de Lofoten, no solo tendrás cobertura sino también 4g.


MEJOR ÉPOCA PARA VIAJAR A LAS ISLAS LOFOTEN


Todo dependerá de tu objetivo, ya que para esquiar será Marzo-Abril, para ver el Midnight Sun (sol de medianoche) será Junio y para ver Auroras Boreales desde Septiembre hasta Marzo. Por eso elegimos la opción del otoño, para tener bastantes horas de luz, auroras boreales, no demasiado frío, y unos colores impresionantes.

De todas formas, el invierno en estas islas no es tan duro como en otras regiones a esta latitud, ya que estas islas tienen la influencia de la corriente del golfo, que hace que sea un clima "más cálido" incluso en invierno, no bajando normalmente de -5, pero eso sí, con mucha humedad y viento.

En Invierno tendrás más horas de noche para poder ver auroras boreales, pero si vas en el mes de diciembre, no verás ni siquiera la claridad del sol.





PERO SI TODAVÍA TIENES DUDAS O NECESITAS CONSEJO PARA EL VIAJE, NO DUDES EN CONTACTAR CON NOSOTROS.


Y SI QUIERES APROVECHAR EL VIAJE AÚN MÁS, VEN CON NOSOTROS A LOFOTEN EN NUESTRO PRÓXIMO VIAJE EN 2022, DONDE TE LLEVAREMOS A LOS MEJORES RINCONES, TE DAREMOS TODOS LOS TRUCOS Y CONSEJOS FOTOGRÁFICOS PARA SACAR TOMAS SORPRENDENTES.


Javier Alonso Teresa



62 vistas
  • Gris Icono Vimeo
  • Facebook
  • Instagram